Semana Santa, días de reflexión, punto de inflexión ...




Aprovechando estos días para poner en orden ideas, proyectos, ilusiones.
Días de impás ante lo que vendrá tras la semana de pasión, muerte y resurrección, metáfora constante de la vida, así es cada día, un nuevo ciclo para aprovechar, para vivir intensamente, sin lamentarse, mirando hacia arriba y hacia delante, sin miedo, con decisión, con la ventana abierta a nuevas oportunidades, así que allá vamos, desde este viernes santo escribiendo a la luz de la tarde infinita, descubriendo matices en las nubes pasajeras.